Tierra naranja: arranca la gira de polvo de ladrillo, con Nadal como favorito, la vuelta de Federer y Del Potro en duda

Federer, Nadal y Del Potro, protagonistas en lo más alto del circuito
Federer, Nadal y Del Potro, protagonistas en lo más alto del circuito Fuente: Archivo
José Luis Domínguez
(0)
8 de abril de 2019  • 07:00

Son solamente doce torneos, repartidos en dos meses de acción. Apenas nueve semanas en las que el mundo del tenis se viste de naranja. Un tramo de la temporada que, desde hace casi quince años, tiene como protagonista principal a Rafael Nadal , el mejor jugador de la historia sobre esta superficie. Este lunes comenzará la gira de canchas lentas, con los torneos de Houston y Marrakech. Luego se jugará en Montecarlo, Barcelona, Budapest, Munich, Estoril, los Masters 1000 de Madrid y Roma, y los torneos de Lyon y Ginebra como aperitivo de Roland Garros, cuyo arranque será el 26 de mayo próximo.

Campeón de Roland Garros en once ocasiones a partir de 2005, Nadal vuelve a cargarse la mochila de candidato para lucirse en un terreno donde ostenta números prácticamente inmejorables: 415 triunfos y apenas 36 derrotas en toda su carrera sobre polvo de ladrillo, con un 92 por ciento de efectividad, y 57 títulos conseguidos sobre canchas lentas; desde luego, récord absoluto.

De todos modos, el zurdo de Manacor tiene bastante tarea por delante. En concreto: es poco lo que tiene para sumar y muchísimo lo que debe defender para mantener su posición en el ranking. Al menos en lo numérico, no tiene chances aquí de subirse a lo más alto, y por el contrario, Nadal tendrá que exigirse con su intensidad habitual para continuar como número 2. Fiel a su estilo, no perdió el tiempo: después de retirarse en las semifinales de Indian Wells y desistir de jugar en Miami, regresó a Manacor y comenzó los entrenamientos en polvo de ladrillo.

En el ranking, Rafa acumula 8725 puntos. Pero, en estos dos meses, el español tiene que revalidar casi el 54 por ciento de su acumulado. En esta gira, pondrá en juego 4680 puntos, producto de lo que sumó hace dos meses: 500 como campeón de Barcelona, 180 por los cuartos de final en Madrid, 2000 puntos como campeón en Montecarlo y en Roma, y otros 2000 por la undécima corona en el abierto francés. Con el mismo calendario por delante, a lo máximo que puede aspirar Nadal es a mejorar su actuación del año pasado en la Caja Mágica de Madrid, para lo cual debería llegar al menos a las semifinales...

Otra de las novedades de esta gira es el regreso de Roger Federer . El suizo, 4° en el ranking, no juega un torneo oficial en polvo de ladrillo desde hace casi tres años, cuando se despidió en los octavos de final del Masters 1000 de Roma 2016. Volverá a Roland Garros tras cuatro temporadas de ausencia y a diez años de su única coronación en el Bois de Boulogne. A modo de preparación, jugará en Madrid, y si lo considera necesario, también en Roma. De sus 101 títulos, Federer sólo sumó 11 en polvo de ladrillo, pero el interrogante sobre por qué no conquistó más torneos en esta superficie tiene una respuesta concreta: Nadal, su rival más encarnizado en este terreno. Aun sin alcanzar los números de Rafa, el suizo tiene cifras de especialista en la tierra batida: 214 triunfos y 68 caídas, con una efectividad del 75,9 por ciento. Y tiene una ventaja más: al no tener nada que defender en este tramo, sumará todo lo que consiga de aquí hasta el final del abierto francés.

¿Qué pasa con Novak Djokovic ? El serbio totaliza 11.070 puntos como líder del ranking por lo hecho en las últimas 52 semanas, pero el grueso de su cosecha parte en la segunda mitad del año. Esta gira asoma para Nole como una oportunidad para sumar y no estar obligado a ganar todo de nuevo otra vez. La diferencia con Nadal es notoria: Djokovic solamente tiene que revalidar 855 puntos en toda la gira de canchas lentas, incluidos los 360 que logró por llegar el año pasado a los cuartos de final de Roland Garros. Para muchos, la derrota que sufrió en aquella instancia contra el italiano Marco Cecchinato representó el comienzo de todo lo que vino después.

En cuanto a los argentinos, la gran incógnita es saber qué hará Juan Martín del Potro . El tandilense, después de reunirse con el médico español Ángel Ruiz Cotorro, continuará el tratamiento de rehabilitación de su rodilla derecha. El actual número 9 del mundo recién está anotado para jugar en Madrid, desde el 6 de mayo próximo, pero ahora mismo no hay una certeza sobre su participación. La evolución de su lesión demoró mucho más de lo imaginado y de lo previsto por el propio Del Potro, que quiere evitar otra operación.

En todo caso, el polvo de ladrillo asoma como un terreno que le puede demandar mucho desgaste e intensidad, pero también es una superficie adecuada para este momento en el que el argentino necesita que los impactos en su rodilla puedan amortiguarse mejor que en canchas duras. El ranking también genera cierta presión: Del Potro defiende poco en el primer tramo de la gira (90 puntos en Madrid y otros 90 en Roma), pero sí tiene una exigencia mayor en Roland Garros, donde fue semifinalista en 2018. Si no puede retener esos 720 puntos, seguramente saldrá del Top 10.

La gira de polvo de ladrillo comienza esta semana con presencia argentina en el tradicional ATP de Marrakech, en Marruecos. Allí, Guido Andreozzi se enfrentará con Albert Ramos Viñolas, Federico Delbonis lo hará con Pablo Andújar, otro español, y Juan Ignacio Londero tendrá como rival a un jugador procedente de la clasificación. En la etapa de ingreso al cuadro principal hay otros dos compatriotas: Facundo Bagnis y Carlos Berlocq.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.