Tras el match con Massú. Coria, entre los cuartos y los ecos