Un ejemplo. David Ferrer, el gladiador que nunca se siente vencido