El personaje. Del Potro, con la mira en Londres