No pudo. Del Potro decidió jugar pese a las molestias y cayó en tres sets en Delray Beach

Del Potro en acción, en Delray Beach
Del Potro en acción, en Delray Beach Crédito: Marco Perretta / Phemon
(0)
22 de febrero de 2019  • 22:00

Tras la victoria por los octavos de final (6-4 y 6-4) sobre el gigante estadounidense Reilly Opelka (2,11m), Juan Martín Del Potro puso en duda su presencia en el match por los cuartos de final del ATP 250 de Delray Beach, por sufrir dolores en la rodilla derecha, la misma que lo alejó del circuito durante cuatro meses al sufrir una fractura de rótula durante el Masters 1000 de Shanghai 2018 en ocasión de un cotejo con el croata Borna Coric.

Sin embargo, Del Potro tomó sus riesgos y decidió presentarse en la noche del viernes ante el local Mackenzie McDonald (84° del mundo), de 23 años. Y pese a un gran esfuerzo, no pudo lograr la clasificación al caer por 6-4, 3-6 y 7-6 (7-5).

Del Potro en acción en Delray Beach, con vendaje incluido
Del Potro en acción en Delray Beach, con vendaje incluido Crédito: Captura de TV

El tandilense Ingresó en la cancha con un fuerte vendaje sobre la zona afectada. Y durante un buen rato, pese a ciertas limitaciones de desplazamiento (sobre todo hacia su derecha) y a las precauciones lógicas, mantuvo expectativas de dar pelea en el set inicial. Saque a saque llegó 4-4 al noveno game del primer set y allí sufrió un break decisivo para ese parcial, ya que McDonald selló su ventaja con su servicio para el 6-4.

No obstante, el tandilense no se entregó. Tras un nuevo comienzo de set equilibrado, logró su break en el 6° juego (para 4-2) y así se llevó el capítulo por 6-3 con un remate con su sello: un ace.

En el tercero, con un desarrollo similar, tuvo sus chances, pero quedó eliminado al caer en el tie-break, en cuyo transcurso tuvo una discusión con un espectador tras quedar 2-0 abajo. En el tercer match-point, tras 2h18m, McDonald concretó el éxito.

Un gran punto de Delpo

Tal como lo hizo en 2016, cuando volvió luego de su última intervención quirúrgica de la muñeca izquierda, Del Potro tomó el certamen de Delray Beach como un banco de pruebas. Esto, básicamente, es entrenarse en partidos oficiales para ir adquiriendo ritmo de juego y sensaciones dentro de la cancha. Claro que sabía que una de las posibilidades era sentir molestias. Los dos primeros partidos no lo ayudaron pese a las características distintas: largos peloteos con el japonés Yoshihito Nishioka (72° del mundo) y puntos cortos con Opelka. Sintió el desgaste y no ocultó en sus declaraciones posteriores. "No me sentí bien, pero es lo normal", sostuvo tras su presentación. "Si no me siento en buena forma, tal vez deba tomar una decisión inteligente porque mi temporada acaba de comenzar. Es una decisión hora a hora", reflexionó después de su triunfo frente a Opelka. Y cuando parecía que el retiro del torneo era inevitable, jugó más de dos horas contra McDonald.

Así lo festejó McDonald

En la semifinal de este sábado, McDonald se medirá con el moldavo Radu Albot (82°), mientras que en el restante cruce John Isner (EE.UU.), segundo favorito, jugará con el británico Daniel Evans (148°).

La próxima semana, Del Potro tiene programado jugar en el ATP 500 de Acapulco sobre cemento, con grandes exigencias: allí ganó el título en 2018. Será el tercer preclasificado, detrás del español Rafael Nadal y el alemán Alexander Zverev. También participará Diego Schwartzman.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.