Del Potro dejó a todos perplejos en Miami

En su debut, perdió con el alemán Kamke, 89° del mundo, por 7-6 (5) y 6-1; venía de ser finalista en Indian Wells
José Luis Domínguez
(0)
23 de marzo de 2013  

La confianza y el envión que arrastraba luego de alcanzar la final del Masters 1000 de Indian Wells parecieron desdibujarse en la húmeda Miami. Juan Martín del Potro llegaba como uno de los candidatos en el certamen que se juega en el Crandon Park, pero se despidió de manera prematura, abrupta, con una derrota dura, frente al alemán Tobias Kamke, por 7-6 (5) y 6-1. Por categoría y diferencia de ranking, se trató de la caída más estrepitosa para el tandilense en este año –claramente por encima de la que sufrió ante Jérémy Chardy en Australia–, en un certamen en el que Delpo tenía buenas posibilidades de llegar lejos y sumar puntos para progresar en el ranking.

Dentro de una jornada terrible para los argentinos, precedida por la eliminación de Juan Mónaco (ver aparte), se esperaba que Del Potro no tuviera problemas para avanzar a la tercera rueda. De hecho, el comienzo no hacía prever ningún inconveniente; rápidamente, en poco más de media hora, el tandilense se puso 5-2 en la cuenta. Pero, repentinamente, comenzó a equivocarse y permitió la recuperación de Kamke, un rival al que quizás algunos recuerden: hace poco más de un mes pasó por nuestro país, como integrante del equipo alemán de la Davis; le tocó ingresar por el lesionado Kohlschreiber y cayó en Parque Roca en el dobles, y también en un singles contra Mónaco.

Del Potro desperdició cuatro set-points y se complicó solo, hasta que llegó el tie-break, en el que también desaprovechó sus ocasiones, ya bajo un clima complicado, con algunas interrupciones por lloviznas que, al final del set, derivaron en la suspensión del juego.

La reanudación llegó después de dos horas y media, pero el desarrollo del juego ya había cambiado de manera definitiva. Y para sorpresa de muchos, porque Del Potro regresó en una versión desconocida; no consiguió hacer pesar su potencia en el saque, y tampoco lastimó con el revés con slice, y cuando intentaba ser profundo, fallaba de manera sistemática. Fastidioso, llamó la atención verlo insultar al box en el que estaba, entre otros, su entrenador Franco Davin.

Del Potro se desmoronó rápido. Quedó 0-3; tuvo algunas ocasiones para recuperar un quiebre, pero no las aprovechó, y por el contrario, las distancias se ampliaron. Y se quedó sin respuestas para escapar de una jornada con varios elementos negativos, con el sabor amargo de haber tropezado en un torneo importante, en los que pueden marcarse diferencias, que además, tenía las ausencias de Federer y Nadal.

¿Cómo sigue esto? Lo inmediato, para Del Potro, será el descanso; regresará a nuestro país en las próximas horas y el parate le permitirá recuperarse de la dolencia que lo aqueja en la muñeca izquierda desde hace varias semanas. Tiempo para prepararse tendrá, pues su regreso al circuito será dentro de un mes, en el Abierto de Estoril, ya en la gira europea de polvo de ladrillo.

Otras caídas llamativas

La derrota de anoche de Juan Martín Del Potro ante Tobias Kamke –número 89 del ranking mundial– en el Masters 1000 de Miami no fue la primera caída del tandilense ante un rival de inferior ubicación. Para encontrar un traspié de estas características hay que remontarse a octubre del año pasado, en el Masters 1000 de París, donde cayó ante Michael Llodra (121°). En septiembre de 2010, Delpo se despidió en el debut del ATP de Bangkok ante Olivier Rochus (78°). Y un año antes, en Tokio, cayó frente a Edouard Roger-Vasselin (189°).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.