Del Potro, después de la vuelta con victoria: "No me siento tan bien y hay que priorizar la salud"

Del Potro ganó en su regreso al circuito al cabo de 4 meses.
Del Potro ganó en su regreso al circuito al cabo de 4 meses.
(0)
20 de febrero de 2019  • 03:37

Unas cuantas veces tuvo que correr, martillar y martillar Juan Martín del Potro para por fin doblegar la resistencia del movedizo Yoshihito Nishioka. Lo hizo, y sin mayores urgencias, con un 6-3 y 7-5,pero en varias ocasiones se vio cansado al argentino, y hasta inclinado hacia adelante, masajeando la rodilla derecha, la de la fractura de rótula.

Debió trajinar bastante Del Potro en su reaparición en el circuito luego de cuatro meses. Y él no lo escondió. "Me costó. Lo sentí bastante. Me tocó un rival bastante sólido, que me hacía correr, y los puntos eran muy largos. Fue una primera rueda dura porque Nishioka es sólido desde la base, pero jugué bien en momentos específicos. Necesito seguir trabajando mucho en mis piernas, porque me sentí cansado al final del segundo set. De todas formas, eso es normal por ahora", analizó con franqueza el tandilense.

Del Potro está reacomodándose a las exigencias del circuito
Del Potro está reacomodándose a las exigencias del circuito Crédito: ATP Tour

Está claro que una rodilla a media prestación no le quita al número 4 del ranking su mayor virtud, la potencia, y en ella se basó Del Potro para quebrar la dinámica del japonés. Suficiente para dejar atrás al 72º del planeta, pero habrá que ver si alcanzará para superar ahora a otro gigante, aun más alto que el argentino: el estadounidense Reilly Opelka, su oponente de 2,11 metros en uno de los octavos de final del certamen ATP 250 de Delray Beach. "Creo que el partido va a ser mucho más cortado que el de hoy. Él acaba de ganar el torneo anterior [Nueva York], es una bestia sacando y pega muy fuerte", lo describió el tandilense.

En la segunda rueda, Del Potro se medirá con el gigante norteamericano Reilly Opelke (2,11 metros y 56° en el ranking); será el primer duelo entre ambos

En otras condiciones, el 56º del mundo no debería ser un obstáculo tan riesgoso, pero el estado de Del Potro pone asteriscos a toda proyección. Ciertamente, el subcampeón olímpico se diagnostica lejos de su mejor versión. "No me siento muy bien en la cancha, pero creo que eso es muy normal por ahora. Espero sentirme mejor en la próxima rueda. Necesito tiempo para mejorar, para sentir confianza en mi rodilla, con mi cuerpo", apuntó, según el sitio de la ATP.

Del Potro se impuso a Yoshihito Nishioka - Fuente: Tennis TV

01:09
Video

No puede ser muy optimista Del Potro. No se encuentra bien y ni siquiera los triunfos son un objetivo a esta altura del camino, por más que siempre los disfruta. Está en otra cosa. Su meta hoy es reponerse, y él lo enfatiza cada vez.

Lo más lindo de todo es haber ganado, y es importante cómo me levantaré este miércoles
Juan Martín del Potro

"Como lo habíamos pensando antes del torneo, la prioridad es poder caminar, correr e ir a de a poco para hacer un proceso de pasos firmes. Estaba bueno tomar ritmo, pero el desgaste que tuve, corriendo tanto, para una primera rueda después de ciento y pico de días... Era difícil. Pero me quedo con haber ganado, que es la sensación más linda que hay en este deporte", valoró y advirtió al mismo tiempo.

Cuando estaba embalado a fines de 2018, con una intención más clara de progresar en el ranking, de acceder al Masters de Londres, de levantar trofeos, apareció el infortunio del Masters 1000 de China, esa caída en cámara lenta que le rompió la rótula derecha, en octubre. El argentino se perdió la temporada europea de canchas duras bajo techo, la elitista cita londinense y, ya en 2019, el Abierto de Australia. Y ante tanto percance, con tanta experiencia en caídas, recaídas y rehabilitaciones, Del Potro se concentra en un nuevo regreso. Con más mirada en el largo plazo que ansias de éxito inmediato. "Ahora, a recuperarme. Soy consciente del proceso que voy a vivir. No me siento tan bien y muchas veces hay que priorizar la salud.Ojalá en el próximo partido ya esté un poco mejor, y si no lo estoy, ir con pasos seguros, porque para mí el año recién arranca y quiero estar cuidado y con confianza en que puedo hacerlo bien", expresó ante ESPN en Delray Beach, alentado por numerosos argentinos, como siempre que actúa en ese segundo hogar que tiene cerca de Miami.

Allí reapareció luego de tres largas inactividades (2016, 2017 y 2019) sobre seis paréntesis de entre 86 y 327 días que ha protagonizado. Siempre le ha ido bien en ese lugar de Florida. Como otras veces, que le vaya bien en esta es poner a punto la máquina, que necesita calibración. Ya se verá cuánta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?