Londres. Del Potro, en dos frentes