Federico Delbonis avanza en el Masters 1000 de Miami subido al amor argentino

Crédito: @FedeDelbonis
Gastón Roitberg
(0)
22 de marzo de 2019  • 19:59

MIAMI.- La estadística indica que Federico Delbonis (83º del ranking de la ATP) ganó apenas tres puntos más que el australiano John Millman, pero también que avanzó a la tercera rueda del Masters 1000 de Miami. En dos horas y media, el argentino se impuso por 7-5, 3-6 y 7-6 (7-2) en una cancha 8 repleta de hinchas compatriotas.

"Sigo sintiendo el cariño de la gente. En los momentos clave la gente estuvo muy bien y se levantó de la silla para alentarme. Es un torneo en el que sigue habiendo muchos latinoamericanos. Yo me siento muy bien en la nueva sede; creo que es un cambio que a los jugadores nos favoreció. El predio es grande. Se puede mejorarlo, pero superó las expectativas", comentó a gusto Delbonis.

Que debió trajinar mucho frente a quien había eliminado al mismísimo Roger Federer en el último Abierto de Estados Unidos. "Fue muy duro. En el segundo set tuve un altibajo y le di un break con mi saque. Él tomó confianza y empezó a jugar más agresivo. Pero en el 4-5 del tercer set jugué mi mejor tenis", sintetizó Delbonis en la zona mixta del Hard Rock Stadium. Fue en ese momento bisagra cuando los espectadores de camisetas albicelestes se levantaron y entonaron el clásico "Delbooo, Delbooo", un cantito que remite a la proeza que terminó con la Copa Davis ganada por la Argentina en 2016. "En esos momentos no tenía más chances de volver al partido. Me animé, en mi game de saque seguí apurando y en el tie-break jugué muy agresivo; no podía dejarle la iniciativa. Esa intensidad dio sus frutos", analizó el bonaerense de Azul.

Fuente: AFP

Sucede que esa irregularidad aleja a Delbonis de los primeros planos en un nivel ultracompetitivo: es uno cuando hace flotar la pelota y baja la intensidad, y otro muy diferente y peligroso cuando imprime velocidad a sus golpes. Esa receta es lo que lo hace soñar con miras a un compromiso complicado, posiblemente en la cancha central, contra el máximo favorito, el serbio Novak Djokovic (derrotó al australiano Bernard Tomic por 7-6 y 6-2).

"Nunca es un buen momento para enfrentarse con él", dijo con una ancha sonrisa. "En Indian Wells se relajó y ahora va a querer tener su revancha. Va a estar mucho más enfocado. Trataré de hacer lo mejor posible. Estoy contento de estar en la tercera ronda y esperaré tranquilo el partido", comentó Delbonis, que se ilusiona: "Si los grandes no juegan bien, todo se empareja y pueden complicárseles los partidos. Todo se resuelve en pequeñas diferencias".

¿Cuáles fueron esas pequeñas diferencias que le dieron la ajustada victoria y su paso a la tercera ronda? "Creo que a partir del tie break saqué la ventaja y anímicamente lo desestabilicé. Venimos hablando mucho con mis entrenadores de tratar de mantener un ritmo. Con cualquiera de mis próximos rivales tengo que poner intensidad en el juego. La diferencia es esa, la que me va a permitir subir un escalón en mi nivel", sostuvo.

El azuleño es una de las cartas para el nueva certamen por la Copa Davis, que se jugará en Madrid. "Falta mucho para noviembre. Sé que los capitanes están acá, pero todavía pueden pasar muchas cosas: sorpresas, lesiones... No hablé con ellos, pero sé lo que quieren para el equipo. Tampoco tengo claro el futuro de mi calendario. Recién a partir del US Open podré tomar una decisión con mucha tranquilidad", señaló.

El futuro de los lucky losers

Sobre la idea de que haya ganadores afortunados (lucky losers) -aquellos que aún perdiendo un partido puedan seguir en carrera ante el abandono de un colega- en rondas avanzadas de los torneos. "Se viene hablando de eso desde hace mucho. Es difícil de complementar. Sé que alguna vez pasó en Miami que no se jugó ninguna de las semifinales masculinas y eso para el torneo y el público es muy malo. Hoy para jugar hay que estar al cien por ciento. Sé que hay muchas cuestiones alrededor con la televisión, el público. Se está viendo el tema, que tiene muchas cosas en favor y otras en contra, porque cuando se pierde uno tiene que volver a su casa. Se va a encontrar una solución para que el público pueda divertirse", opinó Delbonis.

Derrota ajustada de Andreozzi

También por la segunda etapa del abierto de Miami, Guido Andreozzi puso en aprietos a Fabio Fognini, el 15º preclasificado, pero el argentino terminó cayendo por 5-7, 6-4 y 6-4 a manos del italiano. Andreozzi venía de eliminar al kazajo Mikhail Kukushkin en dos sets.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?