Fantásticos en problemas: Djokovic pierde el juicio, Murray no arranca y Nadal es una incógnita

Fuente: AFP
Ariel Ruya
(0)
4 de enero de 2019  • 22:20

Las estrellas del cielo del tenis trastabillan en los primeros días del calendario del circuito profesional. Toman la raqueta y se marean. Pegan un par de golpes –en la cancha, en los entrenamientos– y las devoluciones son impensadas, incómodas. Siempre hay una excepción: Roger Federer, el mejor de todos los tiempos. El suizo, de 37 años y 3° en el ranking, se mantiene con su aura de superación, más allá de los imposibles. Se divierte en Perth, en la Copa Hopman, una suerte de clásico de esta parte de la temporada. En la madrugada –a las 5 de nuestro país–, hora argentina, el fuera de serie chocará contra el alemán Alexander Zverev, número 4 del mundo, en uno de los choques de esta tradición.

Mientras suizos y alemanes se desviven por esa estrella, los colegas de aventuras que supieron brillar en los últimos años en las alturas, andan de capa caída. A los 31 años, el serbio Novak Djokovic, el número 1 y de brillante parte final de la temporada pasada, perdió el juicio y un partido. También de 31, el británico Andy Murray se mantiene aprisionado, no despega y sigue estacionado en el impensado puesto 240, y a los 32, el español Rafael Nadal (N°2) cuida su físico como si se tratara de un tesoro. Cracks en pasado y presente, 2019 los descubre en una sintonía liviana, con el motor a medio rugir.

El asombro mayor se concentra en Djokovic. El serbio se sintió débil sobre la pista y furioso detrás de escena. El español Roberto Bautista, séptimo cabeza de serie y número 24, le ganó por 3-6, 7-6 (8-6) y 6-4, en una dura batalla en Doha. Es la primera derrota de la temporada para Djokovic, que parecía imbatible desde que recuperó el trono mundial luego de brillar en Wimbledon y el US Open.

A veces, el serbio no suele aceptar la derrota con hidalguía. "¿Qué pasó? Pues que perdí un partido, eso es todo", advirtió, minutos después de estrellar una raqueta contra el suelo tras fallar un servicio en el octavo juego del segundo set. "Él jugó muy bien. Yo fallé algunas pelotas fáciles y como resultado perdí la concentración en los momentos decisivos (...) Al final perdí contra un jugador que fue mejor". En la charla con los medios, perdió la compostura. Se enfrentó con un periodista que le preguntó si seguía siendo candidato al título en Melbourne "pese a lo ocurrido esta semana" (con dos partidos ganados en tres sets y la derrota ante Bautista), según cita AFP.

Fuente: Reuters - Crédito: braheem Al Omari

"¿Qué quiere decir con ‘pese a lo ocurrido esta semana’? ¿Por qué considera que no merezco ser candidato al título después de ‘lo ocurrido esta semana’? Me ha preguntado cuál es mi objetivo y es el de ganar el trofeo. Gracias", advirtió, severo.

Horas antes, Murray, en jaque por su físico durante 2018, acelera y frena. Después de la derrota con el ruso Daniil Medvedev, avisó: "La cadera no está perfecta y mis puntos débiles se notan". Nadal se recupera de una distensión y le pega a la pelota –ya se bajó– en Brisbane. Con mucho cuidado, sin la potencia del animal competitivo más grande de la historia.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.