Dulko avanza y ya está en la tercera rueda

Venció en tres sets a Groenefeld; Cibulkova, su próxima rival
(0)
28 de mayo de 2009  

PARIS (De un enviado especial).- Un hombre se encargó de cortar el frío de la tarde en la cancha 6. No el climático, imposible de modificar y sorprendente después de varios días de alta temperatura, pero sí el ambiental. Era Tito Vázquez, el más expresivo de los hinchas de Gisela Dulko desde la plateíta. Casi no hubo jugada de la tigrense, acertada o no, que el capitán del equipo de la Copa Davis y subcapitán de la Fed Cup no acompañara con un grito de aliento. Ella, de alguna manera, lo retribuyó con un vistazo durante un festejo que tuvo mucho de alivio, después de un partido que le demandó un considerable gasto emocional.

Gisela pasó de una sensación a la opuesta todo el tiempo durante su triunfo por 7-6 (7-5), 0-6 y 6-2 sobre la alemana Anna-Lena Groenefeld, que la mandó a chocar en la tercera rueda con la eslovaca Dominika Cibulkova, un test de exigencia ya creciente. De un primer set con vaivenes, con irregularidades compartidas y que cerró con lo justo, a otro en el que desapareció, y luego a un regreso a tiempo. "Sí, me volé un poco... Me fui a la Argentina y después volví", dijo Dulko para explicar esa ausencia en el segundo capítulo. Una especie de reproducción, comprimida en un partido, de los altibajos que viene mostrando. "Más que con tenis saqué adelante el partido con actitud. No estoy jugando en el nivel que podría, pero compenso eso con ganas. Creo que es algo mío, interno. Acá voy paso a paso. Mi objetivo es estar en la segunda semana", dijo Gisela, a la que se la ve más delgada: "Puede ser... Cuando se está de gira no es lo mismo que comer en casa, y me cuesta mucho mantener el peso. Pero estoy con energías".

Al costado de la cancha la observaba su hermano y entrenador, Alejandro, una particular relación familiar-profesional que no cuenta con tantos antecedentes en el tenis. "Yo necesito alguien de confianza. El apoyo de mi familia es fundamental para mí. Tenemos una relación bárbara, nos gustan las mismas cosas, voy a pasear con él. Si no fuera así sería difícil, porque hay que compartir mucho. A veces se discute porque las cosas se mezclan un poco. Hubo momentos en los que parecía que era necesario un cambio, pero todo mejoró. Quizá para él es más difícil... Las mujeres a veces somos un poco difíciles", describía Gisela el vínculo.

Un rato después, otro que vivía cambios bruscos era Diego Junqueira, entusiasmado después de ganarle el primer set a Nikolay Davydenko, pero que empezó a pagar el sufrimiento por una ampolla en la planta del pie izquierdo. Igual, peleó siempre contra la superioridad del ruso. La falta de luz natural dejó la continuación del partido para hoy, cuando el marcador estaba 4-6, 6-3, 6-0 y 2-2 para el número 11 del mundo.

Los varones, en carrera

Siete argentinos buscarán hoy el pase a la tercera rueda. El cruce más difícil lo tendrá José Acasuso, ante Roger Federer, en el estadio Chatrier; Juan Mónaco se medirá con el local Jo Wilfried Tsonga, en otro duelo complicado, y Juan Martín del Potro (5°) tendrá como adversario al serbio Victor Troicki.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.