El avance de Henman hace aumentar la ilusión británica

Batió a Ferreira, que criticó la actuación del umpire, y pasó a los octavos de final, al igual que Hewitt y Venus Williams
(0)
30 de junio de 2002  

LONDRES.- Por un rato, la gran esperanza británica estuvo cerca de la caída. Pero el sueño inglés de festejar un título de varones en casa, después de 66 años, está ahora un paso más cerca, con la victoria del local Tim Henman (4°) sobre el sudafricano Wayne Ferreira por 7-6 (8-6), 3-6, 7-6 (10-8) y 6-1.

Henman debió batallar durante 3h38m para eliminar a un rival durísimo, en un match que incluyó la sombra de la controversia por una presunta ayuda del umpire hacia Henman, en un momento difícil para el británico. Casi una polémica como las que se vivieron en el Mundial...

El umpire portugués Jorge Dias, el mismo que dirigió la final del año último, corrigió un punto clave en el tie-break del tercer set que hubiera significado el 5-1 para Ferreira. Una bola enviada por el sudafricano fue dada buena por el juez de línea, pero Dias cambió esa decisión y la dio por mala. De ese posible 5-1 se pasó al 4-2, y luego el británico se recuperó para obtener el desempate por 10-8.

"Creo que esa decisión fue escandalosa y que el umpire, si tuviera un poco de decencia, debería disculparse. Tim señalaba que la pelota se había ido, y no lo culpo por eso. Si yo estuviera en la misma situación, 1-4 en un desempate, quizá también la hubiera visto mala. Estoy seguro de que la bola entró, y que hubo un grave error del juez de silla", comentó Ferreira.

De este modo, Henman se unió en octavos a su compatriota Greg Rusedski, lo que generó un enorme festejo en el court central. Claro, ningún británico festejó en Wimbledon desde que Fred Perry lo hizo en 1936, y por eso el entusiasmo se enciende cada vez que un local avanza en el cuadro. Un sueño que se agiganta, además, con la caída de varios de los principales favoritos en las primeras jornadas.

En el cuadro masculino también pasó el australiano Lleyton Hewitt (1°), mientras que se cayeron dos preclasificados más: el francés Nicolas Escude (16°) y el alemán Rainer Schuettler (17°). Así, sólo quedan siete favoritos en carrera de los 32 que comenzaron, y hay tres sudamericanos en carrera: el argentino Nalbandian, el brasileño André Sa y el ecuatoriano Nicolás Lapentti.

Entre las damas, la norteamericana y bicampeona Venus Williams (1ª favorita) cosechó su 17° triunfo consecutivo en el All England, aunque debió esforzarse para doblegar a la canadiense Maureen Drake en tres sets. También avanzaron Monica Seles (4ª), finalista en 1992, y la belga Justine Henin (6ª).

Hoy, como es tradición en Wimbledon, no habrá competencia, por lo que la actividad se reanudará mañana, con los octavos de final de varones. Mientras, muchos ya palpitan una segunda semana a pura henmanía . Y la verdad es que esta vez pueden ilusionarse.

Nalbandian, mañana

David Nalbandian, único argentino en carrera, jugará mañana, desde las 8 de nuestro país, con el australiano Wayne Arthurs, por los octavos de final, en el court 18 del All England. De ganar, igualará la marca de Guillermo Vilas, que llegó a los cuartos de final de Wimbledon en 1975 y en 1976.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?