Opinión. El desafío de regresar a la cima