Tenis / Opinión. El ejemplo de la receta francesa, que descarta a los salvadores