La abrumadora presencia de una ausencia histórica