El Masters de Londres, ese objeto del deseo