El médico de Nadal, la nueva alternativa de Del Potro para evitar la operación en la rodilla derecha

Del Potro, en busca de soluciones para su lesión
Del Potro, en busca de soluciones para su lesión Fuente: Archivo
Sebastián Torok
(0)
4 de abril de 2019  • 19:49

Juan Martín del Potro , que apenas jugó tres partidos en la temporada (en febrero, en Delray Beach), sigue en la búsqueda de alternativas que le permitan de una vez reparar la lesión que padece en la rodilla derecha. El tandilense, actual número 9 del mundo, sufrió una fractura de rótula el 11 de octubre último, en Shanghai y estuvo 131 días sin competir; reapareció en el torneo del sur de los Estados Unidos, pero después no volvió a jugar, padeció nuevas molestias en la zona, inició un tratamiento conservador para tratar de fortalecer la zona y, ante la falta de resultados favorables, la cirugía se presentó como una opción que el propio tenista pretende evitar de cualquier manera. Distanciado de Jorge Batista, el médico del departamento de Boca Juniors que lo atendió desde que sufrió la fractura el año pasado, Del Potro hizo varias consultas en el extranjero y se quedó con la del doctor Ángel Ruiz-Cotorro, un especialista que atiende, entre otros, a Rafael Nadal .

"Quería contarles que esta semana me hicieron estudios en Barcelona con el Dr. Ángel Cotorro y el consejo es continuar con el tratamiento regenerativo. El médico está satisfecho con los progresos y pronto volveré a entrenarme en la cancha", fue el breve mensaje que publicó Del Potro en su cuenta de Twitter.

El exnúmero 3 del mundo estuvo en Miami hasta hace algunos días, acompañado por dos amigos (al equipo de trabajo, encabezado por el entrenador Sebastián Prieto, le dio descanso). Viajó a La Florida para tratar de descansar la mente, romper con la rutina de entrenamiento y distenderse junto con sus amigos ("Está quemado. No puede creer que otra vez tenga que estar pasando por una lesión", dijo una persona de su entorno). También realizó un puñado de ejercicios para probar cómo reaccionaba su rodilla. Así fue como se lo vio correr con cierta dificultad y, también, pegar unos pocos tiros durante un peloteo con la tenista griega Maria Sakkari en las canchas de clay del Crandon Park.

A propósito del equipo de trabajo de Del Potro, Prieto le planteó al ganador de 22 títulos la posibilidad de viajar menos semanas en el año y, juntos, habían decidido sumar a otro entrenador de confianza al grupo. Ya habían elegido al indicado, pero la lesión frenó esta medida.

Del Potro está anotado en el cuadro principal del Masters 1000 de Madrid, que comenzará en un mes (el 5 de mayo), aunque ello no asegura que compita allí. Es un torneo que, por sus condiciones (altura, cancha rápida), le suele agradar, pero todo dependerá de la evolución de la rodilla. Cotorro, especialista en traumatología deportiva, es muy popular en el mundo del tenis; de hecho es el hombre en el que confía Nadal (también lo atendió, por ejemplo, a David Nalbandian). No es la primera vez que Del Potro recurre al médico español: ya lo hizo el año pasado, cuando sufrió un pequeño desgarro semanas antes de Roland Garros.

El tandilense acudió a Cotorro, en parte, porque tuvo diferencias con Batista. Muchos se preguntan por qué Del Potro volvió a competir en febrero si no se encontraba al cien por ciento y todavía sentía inestabilidad en la zona. Un mal diagnóstico médico pudo haber sido una de las opciones. Otra razón pudo estar vinculada a las obligaciones que el jugador pudo haber sentido sobre un arranque de temporada con certámenes donde debía defender muchos puntos y donde le pagaban muy buenas garantías económicas.

Del Potro quiere evitar, como sea, un nuevo ingreso en el quirófano (ya lo hizo cuatro veces durante su carrera para reparar los problemas ligamentarios de las muñecas). Una operación lo alejaría del circuito de cuatro a seis meses. Luego de su actuación en Delray Beach, el campeón del US Open 2009 se sometió al tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas (PRP), que consiste en extraer sangre del paciente, centrifugarla e inyectarla en el lugar del daño para tratar de estimular más rápido la formación del callo y la cicatrización del cartílago. En las próximas semanas, el jugador de 30 años deberá tomar una decisión sobre su futuro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.