Tenis. El poder checo