El rey no tuvo resto en Nueva York