Opinión. El rival demanda un aporte extra