El torneo de los 104 millones de euros

Los ingresos de este año serán casi ocho veces superiores a lo que se da en premios
(0)
28 de mayo de 2003  

PARIS (De un enviado especial).– Cada año algo distinto, un motivo para el asombro. Roland Garros abre sus puertas cada doce meses y el espectador se encuentra con la posibilidad de ver cosas nuevas, de palpar que el abierto francés es una fábrica que no detiene su producción y que posibilita un programa fantástico de desarrollo tenístico que permite, por ejemplo, que Francia sea un protagonista permanente en la Copa Davis.

Hace unos días, la Federación Francesa de Tenis (FFT) anunció que esta temporada pretende recibir, en concepto de ingresos, la suma de 104 millones de euros, casi ocho veces más de lo que se reparte premios.

Durante esta quincena esperan una concurrencia de 380.000 personas, que reportarán 20 millones de euros a las arcas de la FFT, gracias a entradas que oscilan entre los 9 y los 57 euros. Sin contar las ganancias del merchandising, de las cuales no se otorgaron datos, el volumen del negocio se incrementa con otros 40 millones que ingresan por sponsors, primero, y por lo que aquí se denomina relaciones públicas, que es la venta de palcos y stands a empresas para que inviten a sus clientes. En el caso de los patrocinantes, BNP Paribas festejó los 30 años de relación comercial con Roland Garros firmando un convenio por el que aportará 16 millones de euros anuales a cambio de ser casi el dueño del torneo.

La FFT agrandó los sectores publicitarios, privilegiando la ubicación de avisos según una escala de ganancias. En la primera y más ventajosa reunió a nueve firmas en un pelotón de "top-sponsors" que, unidos, aportaron 3.000.000 de euros. El segundo grupo se constituyó con empresas que hicieron un aporte de 500.000 euros.

La frutilla en el postre es el aporte de la TV. Las cadenas norteamericanas NBC y ESPN y la sudafricana MNET renovaron sus convenios con Roland Garros por un plazo de cuatro años a cambio de 41 millones de euros.

Roland Garros, que en 1973 se convirtió en el Grand Slam pionero en la mezcla de tenis y negocios, siempre encuentra una vaca que le dé leche: en las próximas horas se inaugurará el Centro Nacional de Tenis, con un museo, un restaurante y negocios para comprar artículos de merchandising, que estará abierto todo el año. Todo a cambio de una entrada, para atraer a los continuos contingentes de turistas que posee esta ciudad al imperio del polvo de ladrillo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.