El último verdugo de Nadal espera su chance para jugar contra la Argentina