Opinión. En casa, el favoritismo es doble