En Miami, Del Potro fue al supermercado y compró provisiones para llegar lejos