Suiza v. España. Federer-Nadal, el choque soñado