Your browser does not support javascript

¿Casualidad o estrategia? Cómo Roger Federer convirtió su pasión por los emojis en un buen negocio