Federer y Nadal le pusieron sal otra vez a una vieja polémica

El suizo quiere que haya menos demoras en el juego; a Rafa se lo critica por exceder el límite reglamentario entre puntos
(0)
29 de junio de 2014  

LONDRES (Especial).– Hace ya un largo rato que la controversia se instaló en el circuito. Y afecta directamente al número 1 del mundo. El tiempo que Rafael Nadal emplea antes de efectuar sus saques supera varias veces el límite de lo reglamentario en los Grand Slams (20 segundos; 25 en los torneos de la gira ATP) entre el final de un punto y el momento en el que impacta para comenzar el siguiente. De hecho, a principios de 2013 se dispuso una modificación en el tiempo para que el tiempo muerto entre un punto y otro fuera menor. El español no dudó en calificar esa medida como "un desastre", y se ha defendido argumentando que, después de una jugada intensa, es preciso tener un margen necesario para recuperarse y volver a concentrarse antes de reanudar el juego. La discusión sigue y volvió a tener otro capítulo en Wimbledon; en esta ocasión, con la participación estelar de Roger Federer.

El suizo, aun sin mencionar directamente a Nadal, avanzó sobre este tema después de su victoria sobre Gilles Müller: "No quiero que el tenis pierda espectadores porque jugamos demasiado lento. En realidad digo que, si el punto es corto, no te puedes tomar 25 segundos hasta jugar el próximo; entiendo que necesitás enfocarte de nuevo, pero eso lo podés hacer en 10 segundos. No puede ser que solamente se jueguen dos puntos en un minuto. Necesitamos mantener el ritmo y, desde luego, jugar de acuerdo a las reglas. El reglamento no está para no cumplirse; por supuesto, entiendo que hace falta margen después de un peloteo largo, y que uno puede precisar un poco más de tiempo; lo digo en general. Incluso es algo que me ha pasado a mí. Pero miré algunos partidos… no recuerdo de quién, pero jugaban tan lento que dije: No se puede mirar esto, van muy despacio".

Pese a que no se refirió de manera expresa a Nadal, quedó la impresión de que la crítica estaba referida al zurdo de Manacor, que el mismo día le ganó a Lukas Rosol; el checo, a su vez, se quejó de que Rafa se tomaba descansos excesivos. Tras caer frente a Nadal, Rosol disparó: "Creo que todos los jugadores deben tener el mismo tiempo entre los puntos. Pero los mejores, siempre, se toman más que el resto, y nadie les dice nada, no sé por qué. Cada vez que empezaba un juego, creo que él no empleaba 30 segundos, sino que se tomaba casi un minuto; hace todos sus rituales… alguien debería decirle algo. No perdí por eso, pero creo que el umpire no aplicó las reglas".

Nadal se defendió y pidió que dejen a los umpires que hagan su tarea
Nadal se defendió y pidió que dejen a los umpires que hagan su tarea Fuente: AFP

En este sentido, vale tener en cuenta que las críticas sobre Nadal no son la casualidad: según un informe del diario español El País, Nadal es el jugador que más advertencias (warnings) por "exceso de tiempo" ha recibido en esta temporada, con 22 llamados de atención, el doble que quienes lo siguen en esa lista, el croata Ivo Karlovic y el argentino Carlos Berlocq. De hecho, durante la pasada final de Roland Garros, a Nadal se le llegaron a contar hasta 37 segundos entre que terminó un punto y arrancó el próximo.

El código de conducta de los Grand Slams, en su inciso I, detalla que debe transcurrir "un máximo de 20 segundos desde el momento en el que culmina un punto y el instante en el que la pelota es impactada en el primer saque del punto siguiente". Después de la advertencia, el jugador que demora está expuesto a perder un primer saque; si aun así demora más, cederá un punto; luego, un game, y así de manera sucesiva. Pero está claro que la aplicación del Time Violation (violación de tiempo) está sujeta al criterio del umpire, que es el que debe juzgar si la demora en el reinicio está vinculada a una acción del juego, o no está debidamente justificada. Y también, claro, cuándo aplicarla: no es lo mismo dictar un warning en un 40-0 que en un break-point.

Ayer, después de ganarle al kazajo Mikhail Kukushkin por 6-7 (4), 6-1, 6-1 y 6-1, Nadal dejó en claro que está cansado de las críticas. "Llega un momento en el que la cancioncita ya cansa. Que arbitren los umpires. Ya basta de llegar a la rueda de prensa a poner siempre presión, y hablar siempre de las mismas cosas."

Y, en lo que pareció una respuesta a Federer, agregó: "Por algo yo me fui del Consejo de Jugadores". Vale recordar que Rafa dejó el organismo compuesto por jugadores representativos dentro de la ATP, en el que ejercía la presidencia junto con Federer; aunque no señaló expresamente las razones, se supo que en varios aspectos el español tenía una opinión distinta de la del suizo, que a su vez dejará en breve su posición de privilegio en el Council.

Nadal fue directo al grano: "Cada uno lleva las cosas a donde más le conviene. Yo no me siento señalado. Creo que (Novak) Djokovic está igual de señalado que yo. Los árbitros tienen que dictar lo que es justo; si no, lo que haces es menospreciarlos, decirles que no hacen bien su trabajo. Si voy lento, que me penalicen, y si no, que no me penalicen". Desde algunos sectores, hasta se impulsa la posibilidad de que el umpire cuente con un cronómetro.

En su descargo, Rafa amplió: "Yo entiendo que hay unas reglas para cumplir. Evidentemente, cuando lo dice Federer, lo dice Federer. Pero ahora lo digo yo: en 2012, el tenis estaba en un nivel muy alto de espectadores. Los patrocinadores, los premios, los aficionados… todo eso ha subido en nuestro deporte en épocas de crisis mundial. Esta reafirmación de la regla se aplica desde 2013. Y no sé cómo han ido las cosas en estos dos últimos años, pero hasta 2012 los espectadores habían subido mucho". La polémica, que involucra a dos de las máximas estrellas del tenis, suma voces. Y seguramente tendrá nuevos episodios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.