Un Roland Garros para la historia. Fervor criollo: París vivió un domingo en celeste y blanco