Festejo en casa: victoria de las chicas

La Argentina le ganó a Japón por 4-1 y recibirá a Rusia en los cuartos de final; Suárez logró el punto decisivo
(0)
26 de abril de 2004  

El fin de semana a puro triunfo para el tenis argentino no sólo incluyó el triunfo de Guillermo Coria en Montecarlo; las chicas también se encargaron de festejar, en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, con el 4-1 que cerró la serie ante Japón, por la primera rueda del Grupo Mundial de la Fed Cup. Una victoria que, además de asegurar la permanencia en la máxima categoría para 2005, le dio a nuestro país el pase a los cuartos de final, etapa en la que se medirá el 10 y el 11 de julio próximo ante Rusia, que le ganó 4-1 a Australia, en Moscú.

Tras el 2-0 de la primera jornada, sólo restaba un último paso para sentenciar la serie, y lo dio Paola Suárez al ganarle a Ai Sugiyama por 6-7 (4-7), 6-3, 7-6 y abandono por calambres, tras 2h45m de batalla. Después, sólo para completar la estadística, Akiko Morigami anotó el punto visitante al derrotar a Gisela Dulko por 6-2 y 6-2; en el dobles, Mariana Díaz Oliva y Patricia Tarabini vencieron a Saori Obata y Shinobu Asagoe por 7-6 (7-4), 6-7 (4-7) y 6-2.

En la mañana dominical de Palermo, ante unos 1300 espectadores, Suárez obtuvo su 12° triunfo en singles en la Fed Cup a expensas de la principal jugadora japonesa. Pero no lo tuvo nada fácil la pergaminense, en un partido con altibajos, 18 quiebres de servicio y numerosos errores no forzados.

En el comienzo, Suárez intentó encontrar los ángulos y logró adelantarse 5-3, pero tuvo un par de dudas con su servicio y desperdició la posibilidad de cerrar el parcial; Sugiyama se mostró un poco más regular en su tarea y desequilibró la balanza en el tie-break.

En el segundo parcial, tras cuatro breaks seguidos, la japonesa se puso 3-2; Suárez reaccionó, obtuvo cuatro games seguidos y emparejó el resultado. No obstante, Sugiyama, que rindió mejor que en la primera jornada, parecía un poco más consistente dentro de un encuentro muy cambiante. Con ese mínimo de regularidad, le bastó para escaparse 4-0 en el último parcial. Suárez intentó otra recuperación y se acercó en la cuenta. Con el score 5-3, 30-30 y su servicio, Sugiyama paró por una serie de calambres, y ni siquiera podía servir, a tal punto que sacó de abajo. A pesar de la dolencia de su rival, Suárez se complicó en el final con imprecisiones; a duras penas se puso 7-6, y en ese instante, casi sin poder caminar, Sugiyama decidió abandonar. Y por primera vez, la Argentina festejó por la Fed Cup en el Buenos Aires.

La serie ante Japón, que incluyó varios regresos al equipo nacional (Suárez, Dulko y Tarabini), arrojó un saldo positivo en lo deportivo y una pérdida de entre 10.000 y 20.000 pesos, según comentó Arturo Grimaldi, vicepresidente de la AAT. Ahora, es tiempo de empezar a pensar en Rusia.

Rivera: "La serie fue muy dura"

El capitán argentino, Ricardo Rivera, comentó: "El 4-1 no refleja la realidad de los partidos; la serie fue muy dura. Rusia será un rival difícil, con jugadoras para armar tres equipos, pero es ganable. Cuentan con muchas variantes, pero si hacemos las cosas bien, tendremos oportunidades".

Paola Suárez, que desistió de jugar desde hoy en el WTA de Varsovia por el agotamiento que le causó esta serie, señaló: "Sugiyama lo tenía ganado con el 4-0 en el tercer set, pero empezó a sufrir los calambres. Lo pude revertir, pero soy amiga de Sugi y no me gustó haber terminado de esa manera".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.