Fognini: el oscilante provocador que no se intimida con nada