"Habrá que remar mucho"

Tras la derrota, Nalbandian admitió que "el dobles era un punto importante que inclinó la balanza"
Tras la derrota, Nalbandian admitió que "el dobles era un punto importante que inclinó la balanza"
(0)
25 de septiembre de 2005  

BRATISLAVA (De un enviado especial).– Los rostros de David Nalbandian y Mariano Puerta mostraban una enorme preocupación. Se los notaba golpeados por la derrota que habían recibido unos minutos antes y que, de gran manera, complicaba la situación de la Argentina en la Copa Davis.

Luego de reconocer que los rivales fueron superiores, Puerta tomó el micrófono y respondió sobre las esperanzas del conjunto nacional. “La Argentina todavía tiene muchas posibilidades: hay dos jugadores entre los diez del mundo y no se le gana fácilmente a un top-ten. Habrá que jugarles bien para ganarles”, dijo el cordobés, finalista este año en Roland Garros y top-ten como quienes fueron confirmados por Alberto Mancini –que no asistió a la conferencia de prensa– para disputar los últimos singles.

Con otra elocuente muestra de bronca, Nalbandian, que cuando se retiró del estadio tuvo una discusión con un hincha local que le gritó “Don’t cry for me Argentina” (No llores por mí, Argentina), también se refirió a los partidos de hoy. “Para Guille no va a ser fácil entrar 1-2, por todo lo que significa. Pero Guillermo es un gran jugador, que tiene una gran cabeza. Ojalá que saque a relucir todo el nivel que tiene para dar vuelta una historia que no va bien, por ahora”, señaló el hasta ahora ganador del único punto de nuestro país.

“Estoy caliente, no me gusta perder en el circuito, mucho menos en la Copa Davis. Todos dejamos cosas personales y no nos causa gracia perder. Tengo una mezcla de sentimientos, calentura, desilusión. Para como yo veo la serie, el dobles era un punto importante, que inclinó la balanza. Habrá que remar mucho para ganar los dos singles”, manifestó Nalbandian.

Nalbandian, que perdió en la Copa Davis después de tres años, dijo que aquel primer traspié, ante Marat Safin, en Moscú, en la semifinal de 2002, fue peor que el de ayer en el dobles. “Es que en aquella oportunidad no quedaban más posibilidades. Pero acá seguimos vivos”, agregó.

Después, habló sobre su rendimiento. “Soy un ser humano, no puedo jugar increíble todos los días, y en el primer set no lo pude ayudar a Mariano. Intentamos dar vuelta el resultado probando todo, pero se nos fue”, destacó el unquillense.

Tanto Puerta como Nalbandian destacaron el elevado rendimiento de sus adversarios. “Son rivales duros a los que la superficie les vino bien; fueron más duros que los australianos. Creo que con David enfrentamos a dos jugadores que jugaron muy bien, desde el comienzo hasta el final. Estuvieron a la altura del match, era una serie con un punto decisivo e hicieron mejor las cosas; nosotros tratamos de pelear hasta el final. Estoy desilusionado, porque quería darle a la Argentina mi punto. Pero hay que rescatar que dimos todo, más allá de que nos ganaron bien”, dijo Puerta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.