El Abierto de Australia. Jaque mate al Rey