Juan Mónaco pasó con mucho susto a los octavos de final en Winston Salem