La euforia de Coria; la calma de Calleri

Mostraron actitudes diferentes, pero las mismas ganas de triunfar; la TV alemana habló de una pelea entre el Mago y Gaudio
(0)
18 de mayo de 2003  

En una jornada de semifinales con color exclusivamente argentino, Guillermo Coria y Agustín Calleri fueron los dueños de las sonrisas, frente a la resignación de sus compatriotas Gastón Gaudio y David Nalbandian. La conferencia de prensa sirvió para conocer las sensaciones de los ganadores ante la posibilidad de ganar su primer título en un Masters Series.

El Mago Coria, muy eufórico, le dio un crédito especial en su victoria al fisioterapeuta: "Tengo que decir que es un genio porque me ayudó mucho con la lesión. Sin él se hubiera acabado el partido. En el tercer set yo sabía que no me convenía jugar puntos muy largos y traté de atacar y jugar en el terreno que más me convenía. Ahora me siento mucho mejor". El santafecino sufrió un calambre en el final del segundo set.

"Creo que la final será un partido muy abierto y largo. Probablemente, ambos estemos jugando el mejor tenis de nuestras carreras y queremos ganar el primer torneo de Masters Series", comentó Coria.

"Sería grandioso ser el segundo argentino después de Guillermo Vilas en ganar aquí. Si no, igualaré al menos lo que hizo Mariano Zabaleta en 1999, cuando perdió la final contra Marcelo Ríos, en 1999", finalizó el jugador de Venado Tuerto.

Calleri, más sereno que su rival de hoy, destacó sus virtudes en la semifinal: "Jugué un tenis de gran nivel. Intenté hacer la misma táctica que había utilizado contra Fernando González: ser muy agresivo y pegarle muy duro a la pelota. Traté de ponerle presión a David (por Nalbandian) para que no se sintiera cómodo y pudiera desarrollar su propio juego".

"Cada uno de nosotros quedó muy feliz por llegar a la semifinal de un torneo tan importante. Para mi país representa algo muy, muy grande tener a cuatro jugadores definiendo el título porque nunca antes se había dado en un Masters Series", agregó Calleri. Para terminar, alguien le preguntó dónde y cómo había aprendido ese fabuloso golpe de revés, y el Gordo respondió con una sonrisa: "Tal vez es algo que Dios me dio".

Más allá de lo estrictamente tenístico, la conferencia de prensa también sirvió para hablar de ese supuesto cruce violento en los vestuarios entre Coria y Gaudio, tras el match que se llevó el santafecino. "Por ahí pensó (por Gaudio) que tenía el partido ganado; yo estaba por abandonar porque estaba acalambrado. Entiendo que pueda estar enojado. Pero no pasó nada. Si no, tendría la cara marcada", bromeó Coria.

"¿Por qué me preguntan eso? No pasó nada", aclaró Gaudio sin demasiados detalles. Lo cierto es que los dos se cruzaron algunas palabras después del 6-0 del set decisivo y Coria mostró un rostro muy serio al escuchar una frase de Gaudio antes de marcharse al vestuario. Según deslizó la TV alemana, la discusión habría terminado con golpes fuera de la cancha.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.