Tenis | El Abierto de Australia. La final de las diferencias