La inoportuna lluvia le puso freno al grito