Tenis / El perfil. La mejor sonrisa para cerrar un año maldito