Opinión. La oportunidad de mostrar el poderío de un candidato