La otra semifinal: Djokovic, sin descanso