Tenis / Opinión. La respuesta no puede demorarse