La segunda semana, cada vez menos accesible