Opinión. La última y más novedosa arma argentina: un equipo