Opinión. Las advertencias del campeón