Las discordias, una historia de nunca acabar