Las Williams reeditan el clásico íntimo e inoxidable

Por segunda vez, Serena (35 años) y Venus (36) definirán en Melbourne; es la novena final de Grand Slam entre ambas
(0)
27 de enero de 2017  

MELBOURNE.- La primera vez que se enfrentaron en una final de Grand Slam fue en en el US Open de 2001. Nacía la gran leyenda de las hermanas Venus y Serena Williams . La foto de ambas con su padre detrás comenzaba a ser una postal cotidiana de los grandes festejos del circuito. Quince años después, las hermanas se medirán nuevamente.

Por segunda vez definirán el Abierto de Australia. Ayer, en 50 minutos de juego, Serena, N°2 del mundo, venció a la croata Mirjana Lucic-Baroni por 6-2 y 6-1, justo después de que Venus derrotara a su compatriota Coco Vandeweghe por 6-7 (3-7), 6-2 y 6-3. "Una Williams va a ganar este torneo", proclamó Serena luego de las semifinales. En 2003, cuando alcanzaron la final en Melbourne, la ganadora fue Serena.

Tras 8 años, Venus jugará otra final de Grand Slam
Tras 8 años, Venus jugará otra final de Grand Slam Fuente: AFP

Para Venus, esta final tiene un ingrediente extra. No tuvo una rival sencilla. Vandeweghe llegaba en pleno vuelo a las semifinales, tras eliminar sucesivamente a la número uno del mundo, Angelique Kerber, y a la española Garbiñe Muguruza, campeona de Roland Garros. Festejó llorando, riéndose, saltando, practicando un pase de baile a modo de agradecimiento para las tribunas que la ovacionaron de pie. No era para menos. Hace ocho años que no alcanzaba una final de un Grand Slam: la última había sido en Wimbledon 2009.

Tras superar en 2011 una enfermedad que la dejaba sin energía, el síndrome de Sjogren, la N° 17 del mundo volvió a jugar su mejor tenis. Durante tres años y medio no logró participar en la segunda semana de ningún torneo mayor, pero no tiró la toalla y, desde el año pasado, parece vivir una segunda juventud. En julio llegó a las semifinales de Wimbledon. "Todo el mundo tiene su momento al sol, el mío se había ido un poco, pero ahora me gustaría mantenerlo. No tengo nada más que hacer", dijo luego de acceder a la final. "Es más que la frutilla sobre la torta, es más de lo que soñé", afirmó Venus que tiene en su currículum siete títulos de Grand Slam, el último fue aquel de Wimbledon 2008.

Como si fuera poco, a los 36 años se convirtió en la segunda jugadora más longeva en la era abierta. Martina Navratilova la supera, cuando a los 37 años y 258 días llegó a la final de Wimbledon, en 1994. Melbourne es, junto con Roland Garros, son los grandes torneos que le resta ganar a Venus.

Serena, de 35 años, sumará su octava final en el Abierto de Australia, que ganó seis veces. Y será la novena vez que se enfrentará a su hermana Venus. "Es mi rival más dura, nadie me ganó tantas veces como Venus. Siento que cualquiera que gane, ganaremos las dos", señaló la más pequeña de las Williams, que venció en 16 de los 27 enfrentamientos entre ambas. "La primera vez que gané un Grand Slam era una niña y ahora todavía lo soy en mi corazón", expresó una Serena exultante. "Claro que quiero ganar la final, es maravilloso si tu rival es tu hermana, increíble. Ella es mi mundo, mi vida. Estoy muy feliz por ella. Jugar las dos en la final es el gran sueño hecho realidad; no importa quien gane", insistió.

Además, la menor de las Williams busca convertirse en la primera tenista de la historia de la era abierta en ganar 23 torneos de Grand Slam. Actualmente está empatada con los 22 de la alemana Steffi Graf y le faltan dos para igualar a la jugadora más exitosa de todos los tiempos, la australiana Margaret Court. Con su triunfo también se subirá a la cima del ranking, cuya dueña hasta ahora es la alemana Kerber.

En 2017, luego de que Roger Federer (35 años) y Rafael Nadal (30) demostraron que tienen el fuego intacto para las instancias decisivas, y con el duelo de las Williams, Melbourne es la confirmación de que los viejos duelos siguen más vigentes que nunca.

Fernández, a la final

El tenis adaptado. Gustavo Fernández le ganó al francés Stephane Houdet por 6-3 y 7-5, y buscará el título frente al también galo Nicolas Pfeifer, en la madrugada del sábado. Será la cuarta final de Grand Slam para el cordobés. Perdió en el Abierto de Australia 2014 y en el US Open del mismo año, y se consagró en Roland Garros 2016. Fernández también disputará la final en dobles, junto al británico Alfie Hewett. Se medirán a la pareja Gerard-Reid.

AP, DPA y EFE

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.