Laver Cup: el tenis en tiempos de Avengers

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
Otra victoria para el team Europa: en la imagen, el subcapitán Thomas Enqvist, Dominic Thiem, Fabio Fognini, Alexander Zverev, Roger Federer, Rafael Nadal, Stefanos Tsitsipas y el capitán Björn Borg
Otra victoria para el team Europa: en la imagen, el subcapitán Thomas Enqvist, Dominic Thiem, Fabio Fognini, Alexander Zverev, Roger Federer, Rafael Nadal, Stefanos Tsitsipas y el capitán Björn Borg Fuente: Reuters
(0)
24 de septiembre de 2019  • 00:01

Cada edición de Laver Cup invita a pensar cuánto podría tomar el circuito de esta competencia para regenerarse. Un fin de semana largo de tenis de alta gama que se toma licencias y ofrece elementos muy atractivos surgidos desde la creatividad de sus inventores. La pregunta es cuánto de todo lo que contiene Laver Cup puede ser destilado para cada semana estándar de la ATP. Una de las cuestiones más llamativas y exitosas de Laver Cup es que puede ser seguida tanto por televisión cómo por las redes sociales. La competencia tiene una dinámica y una narrativa que no precisa de una atención constante como demanda el tenis para entender qué es lo que sucede.

La transmisión de TV es la dueña del juego. Las redes sociales, especialmente Twitter, le dan su propia continuidad al acontecimiento. La televisión distribuye las acciones como lo hizo siempre, pero el espectáculo en redes sociales se sumerge en las profundidades del evento, con entrevistas, accesos exclusivos y con especial foco en las conversaciones entre los jugadores afuera de la cancha. Esta edición inauguró la transmisión en realidad virtual , con cuatro visiones inmersivas diferentes del estadio y un total de ocho "feeds" de video para elegir.

Nadal usa estadísticas para aconsejar a Federer

Team Europa fue el ganador, pero lo que más se comentó fueron las intervenciones de Rafael Nadal y Roger Federer devenidos en coaches uno del otro y los dos de todos los integrantes de su bando. Laver Cup tiene una estructura: tres partidos individuales por día y un doble, durante tres días. Y tiene un guión: lo que pasa en los intervalos es tan importante como lo que pasa adentro. Debatir y aconsejar es clave para que crezca el interés.

Esas intervenciones mostraron a un Nadal experto y locuaz analista del juego, como si alguien dudara de que no pudiera serlo. Federer también tuvo su turno para el coaching y entre los dos le "quemaron" la cabeza a Dominic Thiem y Fabio Fognini. El contenido más visto (casi un millón de reproducciones) fue el consejo que le dio a Roger Federer contra Nick Kyrgios con estadísticas del partido: "Después de los cinco tiros (por punto) estás ganando más que él. Lo comprobé. Sé que es difícil porque él lee la pelota muy bien. Espera la correcta y luego ataca porque él no está fallando..". No se trató simplemente de una escena más de intimidad, sino de apreciar como dos de los más grandes tenistas de la historia analizan el juego que moviliza la pasión de sus vidas.

El sentido común indica que ni Federer ni Nadal aceptarían hacer lo mismo en el circuito. De lo que sí existe certeza es de que los fanáticos del deporte se desesperan por contenidos de esta calidad que sirvan para enriquecer la experiencia con detalles de lo que sucede en una cancha. La puesta en escena de Laver Cup hace el resto. Una atmósfera teatral y una cancha oscura. De un lado los europeos vestidos con el tono azul que identifica a la Unión Europea y del otro el resto del mundo, aunque con una tonalidad de rojo muy asimilable a la bandera de los Estados Unidos.

Sin las presiones de un reglamento, el tenis refuerza en Laver Cup una competencia coral similares a las historias de Avengers, donde los celos y las rivalidades se suspenden en favor de una causa común. Con Bjorn Borg y John McEnroe como guardianes de estos superhéroes y Rod Laver como patriarca de la leyenda de un deporte, que se esfuerza para sintonizar con las costumbres de cada época.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.