Llegó Australia; un amplio dispositivo de seguridad

Seis automóviles escoltaron a la delegación desde Ezeiza hasta el hotel; la primera práctica
Seis automóviles escoltaron a la delegación desde Ezeiza hasta el hotel; la primera práctica
(0)
31 de enero de 2002  

La Copa Davis comenzó su cuenta regresiva . Ayer, poco después del mediodía, arribó, en su totalidad, el conjunto de Australia que se medirá con la Argentina por la primera rueda del Grupo Mundial. Y ambos equipos tuvieron su jornada de entrenamiento con vistas al match que se disputará en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, entre el 8 y el 10 de febrero.

Con una hora y media de atraso respecto de la hora prevista, ayer desembarcaron en Ezeiza Andrew Ilie, Scott Draper, Wayne Arthurs, Todd Woodbridge , el capitán John Fitzgerald y el coach Wally Masur. Se recuerda que, por lesiones y otros factores, no forman parte del equipo Lleyton Hewitt, número 1 del mundo; Mark Philippoussis, y Patrick Rafter. En el aeropuerto, los australianos fueron recibidos por Oscar Furlong, ex tenista y capitán de la Copa Davis -ocupó la silla en la única serie disputada con los australianos en nuestro país, en 1977- y por Jorge Filippo, de la Asociación Argentina de Tenis.

La salida de Ezeiza no fue tan rápida como se esperaba, pues se extravió una de las valijas de la delegación visitante; una vez hecho el reclamo, los australianos se dirigieron al Four Seasons Hotel, en la Recoleta, alojamiento en el que, además, se realizará el sorteo y la comida oficial del match que marcará el regreso de nuestro país al Grupo Mundial tras una década de ausencia. Debido a las normas de seguridad pedidas por los australianos como consecuencia de la crisis política y social argentina, seis automóviles de vigilancia escoltaron a los tenistas y entrenadores en el camino de la estación aérea hasta el hotel.

Poco después de las 17, también con una escolta policial de civil, contratada especialmente por la Asociación Argentina de Tenis y por L´egalité, la empresa que comercializa el match, Ilie, Draper, Arthurs, Woodbridge -el único que vino acompañado por su mujer- y compañía hicieron su ingreso en un solitario Buenos Aires Lawn Tennis Club. Allí los esperaban Furlong y Fenton Coull, manager de organización de Australia. Tras unos breves movimientos en los bosques de Palermo, los jugadores se dirigieron a los courts 21 y 22 para empezar a desentrañar los misterios del polvo de ladrillo, una superficie poco afín para los visitantes.

"No hay problemas, pasen a ver el entrenamiento", dijo Fitzgerald. A su lado, John Lindsay, el jefe de prensa del equipo, explicaba las sensaciones australianas sobre la situación argentina. "Nos asustamos por todo lo que se vio por TV, pero estamos tranquilos. Por eso estamos aquí. Sólo se trata de un match de tenis." En lo deportivo, la serie pone a punto a sus integrantes, a la espera del primer saque.

Cañas volvió a entrenarse

Recuperado del susto que le provocó la molestia en el tobillo derecho, tras un resbalón en el entrenamiento del lunes, Guillermo Cañas, el mejor jugador argentino de la actualidad, volvió a jugar al tenis junto con sus compañeros Gastón Gaudio, Juan Ignacio Chela y Lucas Arnold durante el entrenamiento que el conjunto argentino, bajo las órdenes del capitán Alejandro Gattiker, realizó en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Hoy, el equipo nacional trabajará en doble turno. Por la mañana, se profundizará en los singles y, desde las 14, Cañas y Arnold, la pareja de dobles, se medirán con Luis Lobo y Daniel Orsanic. Además de ellos, Mariano Zabaleta y Mariano Puerta están colaborando con la preparación de los cuatro representantes de la Argentina.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.