La Copa Davis. Lleyton Hewitt, un malo conocido, un bueno por conocer