Opinión. Lo merecen y nadie les puede quitar la posibilidad de soñar