Londero, de la gloria en su casa a un inmediato adiós en Buenos Aires

Londero, en el court central del Buenos Aires
Londero, en el court central del Buenos Aires Crédito: Argentina Open
José Luis Domínguez
(0)
13 de febrero de 2019  • 01:05

En poco más de una semana, Juan Ignacio Londero vivió un tsunami: entró como invitado en el Córdoba Open, el torneo que se jugaba casi en el patio de su casa, ganó por primera vez cinco partidos en el nivel ATP: celebró su primer título en el circuito mayor, dio un salto de 43 puestos en el ranking y, sin descanso por medio, desembarcó en el court central del Buenos Aires para enfrentarse con João Sousa, un rival de mucha más experiencia en el circuito por la primera rueda del Argentina Open .

Le tomó un rato acostumbrarse a las condiciones nuevas. De todos modos, el de Jesús María mostró desparpajo para prenderse en los peloteos con el portugués y dar pelea en varios pasajes, sobre todo en el segundo parcial, cuando encontró terreno fértil para su búsqueda constante de tiros ganadores. Pero no le alcanzó; algunos errores puntuales lo condujeron a una derrota por 6-3 y 6-4. En cierto modo, una caída lógica, por el escaso tiempo para adaptarse al cambio de condiciones -varios tenistas señalaron que la cancha era más veloz en Córdoba que en Buenos Aires, posiblemente por la diferencia de altura-, y también porque le tocó un adversario que lo obligó a exigirse más que lo habitual.

Más allá del tropiezo, lo vivido en su estreno en el Buenos Aires LTC puede ser un buen punto de partida: en breve, Londero deberá acostumbrarse a lidiar con este tipo de adversarios, ubicados dentro de los 50 mejores del mundo, más complejos desde todo punto de vista. Es uno de los cambios que tiene por delante, a partir del meteórico ascenso que protagonizó en el ranking con el título que conquistó la semana pasada en su Córdoba natal.

En una semana, Londero pasó del puesto 112º, con el que usualmente entraba a los challengers, al 69º, que le permitirá acceder a los torneos de Grand Slam y a varios de la serie 250. Como en cualquier orden deportivo, la misión será mantener virtudes y corregir defectos, para sostenerse en ese nuevo estatus que alcanzó. Exigir todo eso en las menos de 48 horas que transcurrieron desde su victoria en Córdoba era demasiado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.